Seleccionar página

Llegan las Navidades y en muchas empresas se están planteando ya ese momento de reunión, a veces esperado y otras no tanto. Las cenas Navideñas nos ponen un poco nerviosos a todos.

¿Quiéres salir victorios@ en este evento? Existen unas mínimas reglas que te harán quedar bien en cualquier reunión, incluyendo las citas más informales dentro del mundo empresarial.

Vístete adecuadamente

Elige tu atuendo para ese momento. Sabes el lugar de la cena, quién estará allí y cuál es el plan que se seguirá. Olvida los vaqueros a no ser que la reunión sea enmedio del campo después de un paseo a caballo.

Si eres mujer, no lleves el vestido de la última boda a la que asististe. La sencillez y la elegancia suelen ser la mejor opción, sobre todo si antes o después hay una charla de la empresa o una reunión de trabajo.

Para los hombres, siempre es algo más sencillo, y aunque lo preferible es un traje, ya que el ambiente será más festivo, puedes darle un toque diferente. Las pajaritas están de última moda en cualquier formato, y siempre es positivo salir del azul marino y atreverse con otros colores.

Cuidado con los zapatos si luego hay que bailar…

No llegues tarde

Esto es crucial. Puede haber un discurso previo y no debes perdértelo.

Saluda a los que conoces

Es importante saludar a los conocidos con un apretón de manos. Y más importante es la sonrisa. No seas tacaño con ella. Es la mejor carta de presentación.

Comienza una conversación

No está de más que conozcas nuevas personas y para ello, atrévete a iniciar una conversación. Por supuesto, no hables de futbol, política o religión.

Deja el móvil en silencio

Descansa un poco de las ondas y disfruta del trato cercano. ¿Se te ha olvidado lo bien que sienta mirar a los ojos al de enfrente y reirse de la broma al mismo tiempo?.

Presenta a los nuevos o solitarios

Si, hay que ser amable. Presenta a los que no se conozcan. Crea relaciones. Siéntete bien facilitándole las cosas a alguien

Disfruta siendo tu.

En estas cenas de Navidad con los compañeros podemos sentirnos un poco cohibidos. Relájate siendo tú mismo. Ya saben cómo te comportas en el trabajo. Solemos portarnos bien y ser algo más serios. Pero sorpende a tus compañeros con tu buen humor (si lo tienes!).

No te pases de rosca.

Todo lo anterior está muy bien, pero por favor, no te vuelvas loc@. A nadie le gustaría tener que acompañarte a casa porque no te encuentras bien (o no te encuentras, simplemente). Todo con moderación.

¿Te ha gustado este post?

Suscríbete a nuestro blog y recibirás contenidos interesantes relacionados con todo tipo de eventos.

Mari Carmen Viso es Doctora en Biología, formada y galardonada en creación y gestión de empresas. Con una trayectoria laboral de más de 25 años le encanta la formación, el mundo empresarial en su área comercial y la planificación de eventos. Sus hobbies incluyen la pintura, la artesanía y la decoración.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar