Boda de Elena y Santiago

¡Boda lluviosa, novia dichosa! Un dicho popular que indica que si llueve, o si también la novia llora durante la ceremonia, ese día se habrán derramado todas las lágrimas y por tanto la pareja será feliz en su matrimonio porque no tendrá penas que llorar.
En este caso, los buenos augurios llenaron esta boda de mucho humor y felicidad. Elena y Santi prepararon para sus invitados un rincón con paraguas para que pudieran resguardarse de la lluvia y el pequeño chaparrón recordó a la maravillosa fertilidad de la tierra mojada.

La boda, celebrada en los Jardines de abril bajo una preciosa carpa blanca, se decoró con lámparas esféricas de yute blanco. Sobre las mesas, destacaban las peceras con gel que contenían la decoración floral en tonos violeta y verde flúor contrastando con el blanco inmaculado de los manteles y carpa. Todo ello insuflaba energía y vitalidad.

No faltaron rincones en esta boda, por ejemplo, la mesa dulce con temática Mr.Wonderful, coronada por la tarta rematada con la galleta y el vaso de leche tan característicos de la marca. Esta decoración tan divertida fue la elegida por los novios como sello de la boda.

Otro hermoso rincón se dedicó a la vasija de los deseos. Una vasija antigua de vidrio, tipo damajuana, sirvió para introducir pequeños mensajes de los invitados con sus mejores deseos.

Una barra de Gin-Tonics quedó fenomenal con el banner indicador a juego con la decoración general.

En este caso, este matrimonio unido por la lluvia está enlazado con un nudo mojado, que es mucho más difícil de desatar.

Muchas gracias a Doblexposición por sus fantásticas fotografías.

Compártelo si te ha gustado...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest